180 Cº, de lo informal a lo sobresaliente

    Primera razón: Es un restaurante moderno en su concepción culinaria, pero donde el comensal percibe los sabores de la cocina clásica con la impronta personal de su chef, Edgar De Miguel. Su menú del día, que incluye aperitivo, dos platos y el postre, además de botella de vino a 16,50 euros es una buena elección para los que quieran tener una referencia de la cocina que se elabora en este restaurante ubicado junto a la calle Gascona.

    Aperitivo de agua de tomate con tataki de atún.

    * Aperitivo de agua de tomate con tataki de atún.

    Segunda razón: La tarta de manzana deconstruida con helado de vainilla es todo un descubrimiento, así como su cremoso arroz con leche, pero el restaurante 180 Cº también hace las veces de un gastrobar donde degustar unas tapas de alto nivel que son ideales para un menú express. Los platos ya pensados para compartir son uno de los emblemas de este restaurante.

    Uno de los postres más ricos que se pueden probar!

    * Uno de los postres más ricos que se pueden probar!

    Tercera razón: La posibilidad de poder seguir las propuestas gastronómicas del chef a través de un menú degustación de 36 euros es un gran escaparate para indagar en la cocina de autor, al fin y al cabo, estamos hablando de un cocinero que se ha curtido en las cocinas de restaurantes con varias estrellas Michelin. Los menús suelen llevar su correspondiente maridaje lo que hace más redonda la experiencia.

    Lomos de bonito con pisto!

    * Lomos de bonito con pisto!

    Cuarta razón: En Asturias se come muy bien a lo ancho de su geografía pero es más complicado encontrar una cocina más pensada y reflexionada, que un guiso tradicional, a precios razonables. 180 Cº confirma esa fusión entre lo asturiano, peruano o japonés que hace que los más vividos reconozcan una propuesta muy bien afinada entre la tradición y el modernismo. El producto de mercado local es excelente.

    Salmorejo de cereza con anchoas!

    * Salmorejo de cereza con anchoas!

    Quinta razón: El pan de maíz con pipas es uno de los primeros distintivos que anticipan que estás en un restaurante donde se hacen las cosas con mimo. La atmósfera del local es íntima y muy agradable para cenas románticas, pero también es un espacio pensado para las comidas de trabajo por su diversificada carta donde encuentras comida informal o más elaborada. El servicio es realmente profesional.

    Entrada publicada el 4 de Agosto de 2015