Cofradía de Pescadores “La Tiñosa”, un anzuelo culinario

    Primera razón: Una cofradía de pescadores siempre es sinónimo de cocina traidicional, pescado fresco y precios populares. Un exponente de esta estrategia comercial lo encontramos en la Tiñosa donde se ubica un restaurante en pleno muelle, con un servicio atento y una carta ejecutada con fidelidad a los sabores locales.

    Segunda razón: Dicen los que saben de lapas que las más ricas son las que tienen la carne de color negro porque concentra un mayor sabor marino. Pues bien, en la cofradía de Tías la bandeja de lapas hace méritos para estar entre las favoritas de los amantes de los moluscos. Al igual que su arroz negro con choco cuya ración se encuentra a un precio inmejorable y que encuentra en acompañamiento ideal en el ali-oli que ofrecen como aperitivo y que le aporta al grano una suntuosidad muy agradable.

    Lapas de buen tamaño con mojo verde

    * Lapas de buen tamaño con mojo verde!

    Tercera razón: Los andaluces tienen por costumbre hablar del milagro de sus frituras, pero los lanzaroteños también podrían sacar pecho, sobre todo en lo que es imprimirle textura crujiente a las pequeñas capturas como son las puntillitas de calamar que son servidas en el plato bien escurridas de aceite y con el único acompañamiento de un buen chorrito cítrico.

    Puntillitas de calamar con crujiente rebozado

    * Puntillitas de calamar con crujiente rebozado!

    Cuarta razón: Aprovechar los pescados de temporada es una de las mejores recomendaciones que puede hacernos el camarero que nos coja la comanda. En este restaurante se jactan de tener el pescado más fresco y competitivo en precio de la zona, algo que se agradece al estar en el corazón de un entorno tan turístico. El atún, el mero y la corvina suelen ser las capturas más habituales y que cuentan con un mejor trato culinario por parte del cocinero.

    Quinta razón: Encontrar una apuesta sencilla y alejada de la comida internacional en Puerto del Carmen no es fácil. Si además sus camareros conocen los vinos de la tierra y los promocionan, si se puede probar un carpaccio tan delicado como el de langostinos y si hacen una tarta de la abuela digna de ser exportada, no hay razones para no hacer un visita a este restaurante que sin estar entre los de mayor prestigio, dignifican el producto local.

    Entrada publicada el 25 de Septiembre de 2015