Face-Cook en Star City

    16:05 pm

    Star City del Arrecife Gran Hotel

    “Son las 16.05 horas. El hambre me eleva a la planta 17 del GH. Contra el apetito voraz y el hipo no hay nada mejor que tomar altura. Sin haber pedido la carta, ya me he quedado saciada de azules marinos, de escenas mundanas, de edificios a los que la distancia embellece, de cuerpos torrados al sol. Sin intención previa, me he comido un trozo de Arrecife”.

    “Un semáforo y una tortilla pueden entrar en fase de intermitencia. El primero para advertir de avería o como precaución, la segunda como tapa habitual en la dieta. A quién no le apetece una tortilla mientras sobrevuela con la mirada una playa?”.

    A quién no le apetece una tortilla mientras sobrevuela con la mirada una playa?

    “Abajo los coches circundan el borde de la rotonda, arriba el ojo describe los círculos concéntricos del recipiente hasta caer rendido al cromatismo. Confirmo que me ha hipnotizado un tomate!”·

    "Confirmo que se puede caer rendido a la hipnosis de un tomate!"

    18:16 pm

    “Arrecife es dicotómico. Es un yin y un yang. Un carrusel de emociones. El mismo efecto expresivo en una misma frase que genera el picante: ‘uff y wow’. Así son las albóndigas de pollo a lo hindú y el Arrecife desconchado a lo Palermo”.

    Albóndigas de pollo de corral

    Nota: Las fotografías de este post son de Ramón Pérez Niz.

    Entrada publicada el 14 de Junio de 2016