Amor a fuego lento

    Lanzarote está cultivando su paisaje gastronómico a goteo. Pasos cortos, pero firmes en el compromiso de productores, cocineros e instituciones de labrar juntos el futuro. El ingrediente básico de esta emulsión de intereses ha sido confiar en el producto local, porque sin buena materia prima las posibilidades de éxito decrecen. Pero también hay que reconocer el empuje y tesón de un grupo de chefs encargados de reinterpretar la tradición, de generar relato y de desempolvar historias culinarias que han empezado a contarse desde distintos acentos.

    Costillas con Piña

    * Costillas con piñas, fotografía de Ramón Pérez Niz.

    En la tarea de seguir alimentando la unión y no los egos personales debe trabajar el sector, siendo conscientes de sus objetivos y metas. Hacer que haya diversidad, que se vayan incorporando a la marca “Saborea Lanzarote” cocineros que abran nuevos caminos, o rehabiten espacios comunes con nuevos lenguajes culinarios, es un propósito ineludible.

    La cocina nos cuida, no solo desde una perspectiva nutricional o incluso saludable, sino desde la sostenibilidad de mantener nuestro entorno. Más que nunca se hace necesaria la hermandad entre el sector primario y el gastronómico, invitando a la mesa a un sector turístico inyector de proyectos cada vez más atractivos e identitarios.

    Erizo cachero

    * Erizo, fotografía de Ramón Pérez Niz.

    El sector productivo, el que realmente pone en uso las múltiples posibilidades del terruño que habitamos, no puede solo, y por eso, necesita conectar con el reconocimiento colectivo a través de otros trampolines. Para lograrlo, la gastronomía es el vehículo ideal, porque a partir de ella se enraízan más y más profundo los usos y costumbres de un lugar.

    Campo y horno

    * Campo y horno, fotografía de Ramón Pérez Niz.

    Podríamos decir que la gastronomía es el latido, pero el verdadero corazón es un sector primario que no puede ser tratado como un elemento secundario. La relación perfecta es la que se basa en el respeto, el equilibrio, la confianza y la empatía. Y la cultura gastronómica no escapa de estas exigencias si quiere realmente enamorar.

    Cultivo de lentejas

    * Cultivo de lentejas, fotografía de Ramón Pérez Niz.

    Un domingo de tapeo-tour

      Este fin de semana nos planteamos una consigna: “Tapear de bar en bar”. La ruta elegida fue La Santa-Famara-Arrecife. El propósito comprobar si sale más barato el peregrinar de restaurante en restaurante comiendo diferentes platos, y también comparar la atención al cliente, el precio y las raciones de 3 locales en unas 4 horas.

      13.00 horas

      La primera parada fue un clásico de La Santa, el bar “El Quemao”, con un ambiente local y desenfadado que atrae a muchos turistas. Nosotros teníamos clara la comanda: dos botellines y media ración de gambas a la plancha.

      "Santa gamba", aparécete!

      * “Santa gamba”, aparécete!

      Ante la atenta mirada de un perro gigante con lengua kilométrica sentado en la mesa de al lado fuimos descabezando el manjar. Nos marchamos tras pagar 10 euros y mantener una conversación muy productiva con nuestros vecinos de terraza. El perro observador resultó ser un animal terapéutico que trabajaba con niños con problemas.

      14:00 horas

      La segunda parada tuvo un sentido más sensorial y refinado. “Alma” es la apuesta informal de otro restaurante con mucho estilo situado en La Santa, el “Amêndoa”. Este local de tapeo, donde suena música de jazz mientras comes, guarda un secreto: un patio trasero muy agradable. Aquí nos decidimos por dos tapas: un rosbif de ternera sobre puré de calabaza y mostaza, y por otro lado, un gazpacho con un toque de fresa muy agradable.

      "Alma", el bar tinajero de los pequeños detalles

      * “Alma”, el bar tinajero de los pequeños detalles.

      También nos pusieron dos panecillos con mojos y unas aceitunas (que no es cortesía de la casa, sino que se paga) y elegimos dos copas de vino de Lanzarote, un Guiguan y un Grifo llamado “Lanzari”, que compitieron mano a mano hasta que finamente pitamos el empate. La cuenta fue 20 euros. “¡La cosa va de decenas!”, apostilló mi marido al sacar la tarjeta de crédito. Coincidimos en que el ambiente es agradable, la clientela selecta (mayoritariamente turistas de alto poder adquisitivo), los platos están ricos, pero las raciones son de dieta.

      14.45 horas

      Con el sol apretando en la cumbre celestial llegamos al teleclub de “Famara” donde encontramos una mesa en la terraza y, además, a la sombra lo que nos pareció una buena señal. Expresamente vinimos aquí a comer un pulpo a la plancha que nos habían recomendado y que no defraudó.

      "Don Pulpo" torrado a la plancha.

      * “Don Pulpo” torrado a la plancha.

      Las ensaladas y los calamares que vimos pasar tampoco tenían mala pinta. Eso sí, el servicio es de “correspondencia uno a uno”, porque algunos camareros hacen un viaje para cada cosa que les pides. ¡Una pena que no usen las bandejas para ser más eficientes! Pero, ya se sabe que a Famara es recomendable ir sin prisas. El baño en la calita del pueblo junto al muelle fue el postre ideal. Por eso no nos extrañó que esta penúltima cuenta fuera de 10 (euros).

      16.30 horas

      Tras un paseo rápido por La Villa y un intento fallido de sentarnos a tomar un café en la crepería donde tocaba un grupo cubano que atraía hasta a los gatos, decidimos regresar a Arrecife y comprarnos un corazón de hojaldre relleno de bomba calórica (dulce de leche, coco y crema pastelera) en una de las dulcerías más exitosas de la capital, porque casi siempre hay cola.

      No pienses en lo que engorda, sino en lo bien que huele y lo feliz que te hará su latido de hojaldre.

      * No pienses en lo que engorda, sino en lo bien que huele y lo feliz que te hará su latido de hojaldre.

      Estos dulces son como un imán para los que suben la cuesta de la calle José Pereyra Galbiaty y olisquean la mantequilla derretida. El chute de glucosa nos costó 1 euro.

      PD. La experiencia fue divertida, aunque puede que nos gastáramos algo más de lo esperado. Eso sí, comimos mojo y pan por un tubo e hicimos algún que otro descubrimiento interesante, así que les recomiendo practicar el tapeo-tour.

      Los Isleños, un aliado del ahorro

        Primera razón: Si buscas un menú del día con raciones imponentes tienes que visitar este local situado en las cercanías de la Estación de Guaguas de Arrecife. En ocasiones cuesta llegar al postre sin sentirse ya saciado. La mezcolanza de clientes es una pista de cómo su oferta llega con facilidad a diferentes gustos, siempre con dos opciones a elegir, entre las que nunca falta un buen plato de cuchara (caldo millo, sopa de cherne con calamares, lentejas). Por 7.90 euros merece la pena obviar la visita al super y evitar la “freganchina”.

        alitas-a-la-brasa-sabor-a-horno-de-lena-con-ensalada-fria-de-pasta-y-super-papas

        * Alitas a la brasa, sabor a horno de leña, con ensalada fría de pasta y super-papas!

        Segunda razón: La cocina tradicional con rasgos conejeros es la hoja de ruta que siguen los responsables de los fogones de “Los Isleños”. Capaces de presentar los platos con intención de que el comensal quede satisfecho con guarniciones variadas, pero con flexibilidad para poder elegir solo un plato del menú si uno llega con poca hambre.

        homenaje-a-la-tradicion-canaria-recompone-y-resucita

        * Homenaje a la tradición canaria. Recompone y resucita.

        Tercera razón: En un contexto de barrio con un servicio ágil, estricta limpieza y férreo ajuste de los precios, es una suerte encontrarse con una amplia oferta de diferentes carnes con sabor a brasa. El entrecot o la pluma ibérica son un excelente ejemplo para que se dé una correlación entre cantidad, calidad y precio. Desde 9.90 euros uno puede satisfacer la gula con un buen filete.

        entrecot

        * Tres invitados a la fiesta culinaria: pimiento asado, entrecot a la brasa y papas fritas. Todo por 9,90 euros.

        Cuarta razón: Los postres, especialmente las natillas o el mousse de gofio, son un perfecto broche a una comida casera y sin excesiva condimentación. También se puede elegir café, fruta o yogurt. El precio del menú del día es tan competitivo que raro es no encontrar el local lleno de gente, con muchas personas asiduas y otras de paso, con las que fidelizar a base de una cocina sencilla y muy de temporada.

        Tacos de atún fritos que compiten en atractivo con las opciones para carnívoros.

        * Tacos de atún fritos que compiten en atractivo con las opciones para carnívoros.

        Quinta razón: Platos baratos y apañados. Esta es la idea general en la que “Los Isleños” ha seguido evolucionando, ofertando ahora carnes a la brasa que nos ayudan a lidiar con la monotonía de elaborar los cárnicos habitualmente en la sartén.

        Localización: Calle José Pereyra Galviaty, 25, 35500 Arrecife, Las Palmas.

        Así fue el “face-cook” de Amêndoa

          Nada más llegar…

          Parece un local francés al que se le ha integrado una galería de arte o a la inversa. Ya sé que la gastronomía puede ser un arte, ¿pero puede un plato ser tan atractivo que te apetezca enmarcarlo? Ya veremos.

          Llega la primera etapa

          – Hasta la pata de la mesa tiembla con la primera ensalada de pato confitado.

          – Quoi?

          – Que te decía que está de lujo!

          Ensalada de pato confitado

          Salimos de la primera curva.

          Aquello que no parece lo que es, pero es mejor de lo que aparenta, se traduce siempre en una grata sorpresa. Esa sensación de que te hacen un regalo inesperado es lo que te invade con el maki de salmón ahumado y queso de cabra sellado.

          En mitad del camino…

          Para que te puedas sentir más feliz sólo necesitas chuletillas de cordero y papas horneadas. Cuando los colmillos sientan que aún queda un poco de carne pegada al hueso se te agitará el corazón. Sólo entonces notarás que la felicidad te ha devorado.

          Chuletillas de cordero

          En la recta final…

          Y llegó la última cima. Tras casi dos horas de serpentear conversaciones serias y superficiales, coronamos el dulce momento en el que las cucharas se cruzan con distintas texturas. O se hunden en el frío. O pasan cautelosas por los bordes de un plato donde se han dibujado autopistas de chocolate.

          Tarta de manzana caramelizada con helado

          Localización: Avenida El Marinero 20, La Santa (Tinajo). Teléfono: 928 838 252. Horario: 18.30 a 22.30 horas.

          ¿Comemos de menú?

            Primera razón: La cultura del menú está afianzándose en la capital de la isla. Los dos platos y el postre es una oferta ajustada en precio a quienes no tienen tiempo o ganas de cocinar. Poder comer casero y variado con precios estrella no es fácil. Especialmente, en una capital donde se ha abusado más en la oferta gastronómica del bocadillo y las hamburguesas que de los potajes. Afortunadamente, esta tendencia la han roto restaurantes como “Saymar” y “Victor”.

            Segunda razón: Con una oferta de tres primeros y tres segundos a elegir dos, “Saymar” compite con una cocina suculenta y muy reconocible en sabores tradicionales. Muy recomendables son sus platos de cuchara (lentejas, judías, salmorejo). También tienen la buena costumbre de acompañar los segundos platos con una ensalada mixta y de ofrecer mucha fruta de temporada.

            Lentejas de verduras con espesura

            * Lentejas de verduras con “espesura”.

            Tercera razón: Para saber si un menú es bueno hay que pedir continuidad, porque el comensal habitual no quiere sorpresas. Tanto en “Saymar” como en “Victor” se mantiene el equilibrio, en esta segunda propuesta con una carta más amplia y un excelente “potaje de berros”, pero en ambos casos con una cocina sencilla y sabrosa. Este tipo de refugios alejados de las multinacionales de la comida rápida se agradecen mucho cuando se busca comer con fundamento.

            Cuarta razón: Con la economía de guerra que se ha impuesto en muchos hogares comer de menú por 7.50 u 8.00 euros es un acicate para quien busca la comodidad de que le hagan de comer sin correr el riesgo de que se le dispare el colesterol o de que se sufra una sobredosis de “Almax”.

            Crujientes sardinas locales!

            * Crujientes sardinas locales!

            Quinta razón: El “Bar Asturias”, frente al Gran Hotel, también es un digno representante de la buena costumbre del bar español por excelencia de combinar receta tradicional con precios modosos. Uno de sus puntos fuertes es la ubicación frente al Reducto y la posibilidad de comer “cachopo” (Ternera rellena de jamón y queso ahumado).

            * Localización:

            – “Saymar” se encuentra en la calle México (junto al Edificio “Nobel”).
            – Bar-Cafetería “Victor” en la calle Esperanza, 4, de Arrecife.

            “La Carmencita del Puerto”, tapeo a la española

              Primera razón: Puerto del Carmen necesitaba apostar por la marca “España” en su oferta gastronómica. Y además hacerlo con sabores potentes y con personalidad ibérica como el de la cecina o el salmorejo. La taberna “La Carmencita del Puerto” hace una pirueta entre el tapeo más clásico (con una riquísima ensaladilla rusa o unos refrescantes mejillones a la vinagreta) y alguna sugerencia internacional como el “estético y chic” Vitello Tonnato.

              Segunda razón: Este local hace suya la tendencia al alza de “picar algo”. Igualmente se apunta con éxito a la demanda de las raciones saludables con sus verduritas al horno, su hummus casero o con sus ensaladas. El bacalao en cama de pisto es un plato que bordan y que permite untar en su endulzada salsa de tomate el rico pan de cereales que sirven.

              Bacalao con pisto para mojar y mojar el pan!

              * Bacalao con pisto para mojar y mojar el pan!

              Tercera razón: Hacer un alto en el camino si se lleva tiempo paseando por la Avenida de las Playas, y probar un vermú acompañado de sus variadas tostas es un recomendable paréntesis para recuperar fuerzas. Por su parte, los nacionales y residentes pueden encontrar en este coqueto local un “meeting point” para el aperitivo mientras “dominguean” en la playa.

              Cuarta razón: Las carrilleras de cerdo con pasas y puré se están haciendo un hueco en los comentarios de los turistas que aprecian el sabor contundente de una buena carne en salsa. Otro sabor arriesgado, pero con fuerte enganche si finalmente convence, es el de la mojama de atún o el del bacalao ahumado en aceite y alioli. Con estas propuestas “La Carmencita del Puerto” saca pecho de los sabores típicos nacionales.

              Los italianos se lo quitan de las manos!

              * Los italianos se lo quitan de las manos!

              Quinta razón: Comer de tapas significa comer variado y en pequeñas raciones saciantes. Esta fórmula la aplican con soltura al ofrecer una carta corta, pero muy novedosa para el turista y reconocible para el nacional.

              La tapa que no puede faltar si se practica el "domingueo"

              * La tapa que no puede faltar si se practica el “domingueo”.

              También se están especializando en grupos y eventos lo que les permite ser un espacio versátil para celebrar algún encuentro en familia o entre amigos. ¡Ah! Y cuidado con sus dueños, porque se les coge rápidamente cariño.

              * Localización: Avenida de Las Playas 55 | Puerto del Carmen, 35510 Puerto del Carmen, Lanzarote, España. Teléfono: 928 512 318.

              Face-Cook en Star City

                16:05 pm

                Star City del Arrecife Gran Hotel

                “Son las 16.05 horas. El hambre me eleva a la planta 17 del GH. Contra el apetito voraz y el hipo no hay nada mejor que tomar altura. Sin haber pedido la carta, ya me he quedado saciada de azules marinos, de escenas mundanas, de edificios a los que la distancia embellece, de cuerpos torrados al sol. Sin intención previa, me he comido un trozo de Arrecife”.

                “Un semáforo y una tortilla pueden entrar en fase de intermitencia. El primero para advertir de avería o como precaución, la segunda como tapa habitual en la dieta. A quién no le apetece una tortilla mientras sobrevuela con la mirada una playa?”.

                A quién no le apetece una tortilla mientras sobrevuela con la mirada una playa?

                “Abajo los coches circundan el borde de la rotonda, arriba el ojo describe los círculos concéntricos del recipiente hasta caer rendido al cromatismo. Confirmo que me ha hipnotizado un tomate!”·

                "Confirmo que se puede caer rendido a la hipnosis de un tomate!"

                18:16 pm

                “Arrecife es dicotómico. Es un yin y un yang. Un carrusel de emociones. El mismo efecto expresivo en una misma frase que genera el picante: ‘uff y wow’. Así son las albóndigas de pollo a lo hindú y el Arrecife desconchado a lo Palermo”.

                Albóndigas de pollo de corral

                Nota: Las fotografías de este post son de Ramón Pérez Niz.

                Lilium, la historia de un flechazo

                  Restaurante Lilium en Marina Lanzarote

                  * Fotografía de Ramón Pérez Niz.

                  Les voy a hacer una confesión; me pasa que cuando me siento a una mesa que huele a recién planchado, extiendo una servilleta bordada y observo el brillo de unos vasos de diferentes alturas y grosores, ya empiezo a salivar.

                  * Fotografía de Ramón Pérez Niz.

                  Esta asociación de ideas no es casual, porque para mí un mantel de tela es un sinónimo de hogar. De comida hecha con cariño. Por esta razón, cuando se crea una atmósfera de familiaridad en un entorno nuevo, siento la punzada del flechazo.

                  Mi último Cupido en este sentido ha sido el chef, Orlando Ortega, un creador de esas atmósferas reconocibles que estimulan los recuerdos. Lo primero que sorprende es verle trabajar tan relajado tras el cristal. En sus platos está el equilibrio que desprende.

                  Si Ortega se mueve ligero en la cocina sus platos tendrán aire, dimensión estética, en definitiva, envoltura. Él mismo parece consciente de que sus creaciones son demasiado efímeras. Quizás por eso las dota de tanto cuerpo estético sabedor de que lo bello tarda algo más en borrarse de la mente.

                  Orlando tras fogones

                  * Fotografía de Ramón Pérez Niz.

                  7 islas 7 uvas fue la fórmula elegida para volver al ruedo. Ortega es un cocinero que reconoce que vuela raso sobre los fogones, es decir, es realista y asume que la restauración es un carrusel: arriba y abajo. Dudas y éxitos. Días malos y muy buenos. Por ahora, ha apostado por la tenacidad y se está abriendo un hueco en Marina Lanzarote con su restaurante Lilium, que por cierto, este año cumple su décimo aniversario.

                  Con un maridaje homenaje a los vinos de Canarias y con siete propuestas gastronómicas, Ortega retoma las cenas divulgativas, esas que tri-alimentan: cuerpo, conocimiento y relaciones sociales. Para esa puesta de largo eligió como guía al sumiller Iván Mario Reyes, poseedor de una de las narices más codiciadas del Archipiélago. Ambos tripulantes nos organizaron un viaje en siete etapas: El volcán, el mar, el viento, la libertad, el campo, la luz y la felicidad.

                  Del océano a la luna hay 7 islas

                  Con la ilusión de la aventura elevamos anclas y empezamos a navegar en un mar rojizo. A las pocas millas de zarpar conocimos la carta de navegación junto con los matices reveladores de un Viñarda La Palma Negramoll. Un vino de intensidad frutal que envolvió perfectamente el picante de un trampantojo que Ortega ha bautizado como un chorizo marino hecho con calamar y pimiento.

                  Después de la primera sorpresa gustativa, llegó un soplo fresco, gracias al Tajinaste Blanco seco Listán. Este malvasía de la zona sur de Tenerife cogió fuelle y toque ahumado en el paladar cuando el caldo de millo y pichón desplegó sus aromas.

                  Con las velas izadas y viento favorable, los tripulantes gastronómicos se afanaban en echar las redes de la conversación, abriendo nuevos horizontes, hasta que sobre la mesa se posó un cherne con crema de caldo tradicional de papas y cilantro que centró toda la atención.

                  Lascas-de-cherne

                  En ese momento, el mar quedó plano, y el menú entró en un plácido vaivén hasta que en mitad de la travesía se colaron las burbujas de un Malvasía Brut de Bodegas El Grifo que acompañó a un plato fresco y ligero de queso con huevas.

                  Geometria-explotar

                  Ortega volvió a cambiar el rumbo, buscando un nuevo contrapunto de sabores al combinar una ventresca de atún rojo con berenjenas y nísperos. En la sala de máquinas, el sumiller descorchaba un Agala 1175 (Vijariego) para aumentar la potencia de los motores y llevarnos directamente al descubrimiento de la noche: Un vino de Viñatigo (Baboso).

                  Iluminados por el faro de este caldo divisamos ya la costa. Estábamos a punto de llegar al final del viaje. Muchos miraron sus relojes, habían pasado casi 3 horas, pero nadie parecía dispuesto a abandonar el barco.

                  Por eso, no parece casual que el postre se pareciera a la luna que hacía horas que había tomado altura en el cielo arrecifeño, y que el malvasía dulce de 16 grados “Paisaje de las Islas”, durara en la copa lo mismo que una estrella fugaz.

                  Ortega nos miraba feliz desde su pecera, mientras alguien resumió lo vivido imitando a Colón al extender su dedo y exclamar: “¡Capitán, avistamos Lilium!”.

                  Al bajar a tierra sentimos un ligero mareo, pero desapareció en el instante en que volvimos a orbitar en la galaxia Ortega con el último brindis.

                  * Iván Mario Reyes es también todo un emprendedor con la Enoteca el Zarcillo en Tarifa Alta (Gran Canaria) y la distribuidora “Vinófilos, más que vinos”.

                  Bar “La Piscina-El Pichón”, un baño culinario junto al mar

                    Primera razón: Darte un baño en una amplia gama de azules y poder comer a escasos metros comida con fundamento canario es de por sí una de esas razones por las que uno se engancha a Lanzarote. Pues bien, en el bar “La Piscina” de Punta Mujeres te ofrecen esta fórmula de fidelización instantánea.

                    Cerveza azulada en la terraza!

                    Segunda razón: Los productos del mar son el reclamo de este local familiar que ofrece entre sus sugerencias un caldo de pescado con gofio escaldado, excelente opción para los que quieran profundizar en los sabores típicos marineros, o un pulpo a la plancha con papas arrugadas que armoniza el gusto con las vistas al horizonte.

                    Caldo de pescado con bocinegro!

                    Tercera razón: Las parrilladas de pescado fresco de la zona son otra opción para compartir un buen escaparate marino, pero también hay una variada gama de tapas, entre las que destacan el salpicón de gambas, los calamares o los boquerones en vinagre muy típicos en un ambiente de sol y cañas.

                    Colorista plato de pulpo y papas con mojo rojo!

                    Cuarta razón: Muchas veces para comer bien no hace falta fatigar al bolsillo, sino que simplemente hay que buscar una buena relación calidad-precio. Precisamente, el bar “La Piscina” es uno de estos “top-ten” que agradeces que siga ofreciendo buen producto en abundancia, en un entorno agradable y a precios económicos.

                    Quinta razón: Quien visite este lugar se dará cuenta de que existe un tesoro oculto en una botella y que afortunadamente no está bajo el mar. Y es que uno de los grandes “hit” de “La Piscina” es su vino blanco casero. También es recomendable que se informe del menú del día, porque sus guisos pueden mostrarle la ruta a la satisfacción plena. El postre lo dejamos a su elección, pero la recomendación de “Give Me 5” es una siesta con vitamina solar en la playa de La Garita (Arrieta) donde relamerse en sueños.

                    * Localización: C/ Virgen del Pino, 41 Punta Mujeres. 928 848 311.

                    Yemaya, trampolín al mundo desde La Santa

                      Primera razón: Ubicado en el pueblo costero de La Santa, Yemaya-Bistro-Bar es un espacio de espíritu joven y propuesta culinaria informal, muy recomendable para desayuno-almuerzo o picar entre horas. Su ubicación en la carretera que atraviesa el pueblo y que nos dirige a Famara hacen de este lugar un “meeting-point” de turistas y playeros.

                      Hamburguesa griega de cordero y papas crujientes

                      * Hamburguesa griega de cordero y papas crujientes!

                      Segunda razón: Los sabores internacionales son la gran apuesta de esta tasquita que no olvida las singularidades del producto lanzaroteño, por ejemplo, con su selección de cervezas locales. Sus ocho variedades de hamburguesas caseras son un buen diferencial del “Yemaya”. Con esta propuesta nos invitan a recorrer varios países: Japón, Italia, Grecia o India. La de cordero al estilo griego con 180 gramos de carne de vacuno es una “high-class”. Sus precios oscilan entre los 6 y 8.50 euros.

                      Tercera razón: Algo que define a este gastro-bar son sus wok con verduras de temporada, pollo o atún y sus ensaladas.

                      Wok de verduras de temporada y atún con setas!

                      Su corta carta es también un interesante refugio para los veganos. Sus platos de inspiración asiática, como el tataki de atún en colchón de fideos de arroz, demuestran la apuesta por abrir camino a una nueva confluencia de estilos gastronómicos en el tradicional pueblo de La Santa.

                      Cuarta razón: No es de extrañar que “Yemaya” sea el lugar elegido por muchos deportistas para coger fuerzas, ya sea con sus zumos naturales, sus bocadillos (el de escalivada con queso de rulo está entre mis preferencias) o sus sandwiches. Además, aprovechan su extraordinaria localización en un pueblo marinero para ofrecer, generalmente los domingos por la noche, sushi elaborado con pescado fresco de la zona. Esta opción gastronómica está convirtiendo al Yemaya en uno de los locales más exóticos de Tinajo. Sus combos de 32 piezas a 25 euros son una opción ideal para compartir con amigos.

                      Quinta razón: “Yemaya” es también sinónimo de buen ambiente con música de DJ los viernes por la tarde. Tiene una curiosa selección de vinos, con referencias de bodegas desconocidas que se acercan más a los paladares jóvenes.

                      Muchas más sugerencias fuera de la carta!

                      * Muchas más sugerencias fuera de la carta!

                      No es raro que fuera de carta se encuentren propuestas mexicanas, como las fajitas o quesadillas con diferentes salsas picantes, que suelen ser bien acogidas por los que vienen de pasar un día de intensa exposición al sol y apetito voraz.

                      * Localización: Avenida Marinero 16. Local 1. La Santa-Tinajo. Teléfono: 610 750 869.